23
Mié, Jun

¿El camino se hace al andar?

Opinión
Tipografía
  • Diminuto Pequeño Medio Grande Más Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Porque no se puede andar maltratando a la vida misma, no se puede andar maltratando a la razón misma, no se puede andar maltratando a la esperanza, no se puede andar maltratando a quien es justo o a quien es decente o a quien dice las cosas PRECISAMENTE claras ( pese a quien le pese ) o a quien da una información muy depurada (un esfuerzo) de sinrazones, de rodeos manipuladores o de engaños. Así es.

El camino se hace al andar (como decía Antonio Machado), y además todos ven en eso la máxima sabiduría; pero el problema verdadero ya surge cuando no se realiza una práctica equilibrada de un andar cualquiera. Es decir, hay que saber andar antes de que alguien se ponga a andar , porque no se ande por encima de las cabezas de nadie, ¡no!, Ni se ande por encima de la responsabilidad, ni se ande en definitiva por encima del bien y del mal.

La Naturaleza anda o circula o se mueve ... ¡pero nunca a ciegas o a lo loco!, Digamos que siempre anda con cierta habilidad, con un segurísimo saber “lo que se hace” , con una no “verborrea fácil” de ésas que actual hay ahora en los medios de comunicación, con una no estupidez que casi todos los días encontramos casi hasta en la sopa. Sí, digamos de una vez al fin (sin miedos y sin cacaos mentales) que todo bien o todo lo que es muy correcto tiene a su vez (o previamente) un saber hacerlo.

Si no, es mejor que nada se diga o que nada se haga.

Nada de luz hay en el mundo echando oscuridad, o echando egos caprichosos o enloquecidos, o echando las charlatanerías gratuitas (como las que se dicen en las redes sociales interminablemente) o las estupideces. ¡Obvio !, nada hay de bien o de buena información en el mundo echando irresponsabilidad, o malas referencias o un testarudo no escuchar a quien da las referencias racionales superaclaradas o superdemostradas en una máxima decencia. Así es.

Por eso, hay que saber decir y hay que saber hacer y hay que saber siempre un dejar decir-hacer a los "otros" y hay que saber sobre todo un no maltratar a la vida.

Y hay que saberlo antes incluso de que amanezca, o cuando ya ha salido el Sol, o cuando ya ha hablado el primer idiota del día, o cuando ya ha salido el primer presumido-soberbio artículo en la prensa, o cuando ya han reducido la primera manifestación o la primera desolación destripada de un desahuciado de su vida. ¡Hay que saberlo!

Siempre hay que saber dónde está el Sur, hay que saber dónde están los peces, hay que saber dónde están los oprimidos o también los vetados o los negados por vida, hay que saber dónde están las referencias para ser justo o decente, y (¿ cómo no?) hay que saber dónde están nuestras madres enterradas. ¡Exacto!

Porque no se puede andar maltratando a la vida misma, no se puede andar maltratando a la razón misma, no se puede andar maltratando a la esperanza, no se puede andar maltratando a quien es justo o a quien es decente o a quien dice las cosas PRECISAMENTE claras ( pese a quien le pese ) o a quien da una información muy depurada (un esfuerzo) de sinrazones, de rodeos manipuladores o de engaños. Así es.

Y nadie puede andar ... para hacer un camino de locos o de mentiras o de desentendimientos gratuitos o de genocidios, ¡nadie! A veces es mejor que nada ande si va a andar maltratando a Dios o a la humanidad. A veces es mejor que un Gobierno no y si va a decir pronto las mismas tonterías o va a incumplir las mismas “palabras dadas” o promesas. A veces es mejor que no ande nadie por una calle si no se ha limpiado (¡sí!) Antes de la tantísima mierda-suciedad que tiene cada día. A veces es mejor andar de corazón y que se vayan todos a ... “tomar por saco”. ¡Eso es!

 José Repiso Moyano